Este Libro de Actas recoge, con la autorización de sus autores/as, las ponencias, comunicaciones, pósteres y talleres presentadas en el VII CONGRESO DE ECONOMÍA FEMINISTA bajo el título: Bizitzaren saregileak: redes feministas para agitar las bases de la economía, celebrado en Bilbao del 1 al 3 de julio de 2021.

Descarga disponible: LIBRO DE ACTAS – @CongresoEcoFem

Bizitzaren saregileak. Redes feministas para agitar las bases de la economía

Bártulos, utensilios, cachivaches y luces

Hay mujeres* que, también en momentos tan alterados como los que hoy vivimos -o precisamente por ello- insisten en continuar tejiendo redes. Esto es lo que ha sucedido este año 2021, donde mujeres rederas de todos los puertos y de todas las tierras, se han reunido ilusionadas los días 1, 2 y 3 de julio en el VII Congreso de Economía Feminista con la intención de sacudir las bases de la economía. Para ello, y siguiendo el legado de las mujeres rederas, las congresistas han sido conscientes de lo crucial que es co-tejer una malla viva y consistente. Por ello, en cuando han escuchado el “irrintzi”, la campana o el cuerno, han olido el humo o leído el correo electrónico se han unido al llamado, bien sea on line como presencialmente (en Bilbao). Ellas han ofrecido apoyos para seguir entre-tejiéndonos desde Italia, Chile, Uruguay, Brasil, Colombia o El salvador; también desde País Vasco, Madrid, Galicia o Katalunya, entre otros.

Abre el congreso Antonella Picchio con la ponencia Feminismo Radical para Defender la Vida, y subraya con dureza que estamos en un período de peligro muy grave por la severa desigualdad social existente y también porque la situación es ya insostenible, pero, además, advierte con rotundidad, que este sistema bárbaro utiliza formas despiadadas para generar dolor y muerte. Sus palabras entroncan con la acuciante necesidad manifestada por las allí reunidas de encontrar propuestas para revertir sistemas socio-económicos que nos desmiembran, violentan y mellan.

Con esta intención las congresistas han aportado herramientas y utensilios; redes, agujas, anzuelos, sedales, ideas, palabras y vivencias, y todo ello lo han compartido con amplitud en estos tres condensados días. Así, Cristina Carrasco y Mari Luz Esteban en una conversación tupida y contundente aconsejaban -para encontrar maneras de resistir en el mundo complejo en el que habitamos- mirar nuestro entorno a través de filtros analíticos amplificadores. De la misma manera, en la tercera sesión plenaria Miriam Nobre, Daniela Osorio y Sonia Ingunza intercambiaron experiencias feministas que surgen en lo concreto para resistir en comunidad y analizaron los cambios que estas propuestas favorecen. Además, en este congreso se presentaron 70 comunicaciones, posters o talleres; ideas todas que fueron sembradas en tierra, oscura, gorda, húmeda y fértil, y que sabemos que germinarán.
En la jornada de cierre las congresistas manifestaron que “las mujeres en los hogares ni queremos ni podemos ser la válvula de escape de un sistema biocida” y añadían que en la medida en que la economía feminista es una acción emancipadora, todas las feministas vamos a seguir sosteniéndonos y enredándonos unas con otras, seamos académicas, activistas, de las administraciones públicas, o ejerzamos el feminismo en nuestro día a día. De igual manera, declaraban que con el objetivo de remover las bases que sujetan este sistema económico despiadado y mortuorio van a tener en cuenta múltiples y multiplicadoras perspectivas: los cuidados, las cadenas alimentarias, las políticas públicas a todos los niveles, la economía social y solidaria transformadora, y el ámbito comunitario.

En la publicación que ahora os ofrecemos tenéis la oportunidad de conocer todos los bártulos, utensilios, cachivaches y luces que se intercambiaron y compartieron durante el VII Congreso de Economía Feminista. Si os apetece formar parte de esta red os ofrecemos la posibilidad de coger el hilo y transformaros en rederas.

Ir al contenido